Asertividad

La asertividad es una habilidad social y se refiere a la capacidad que tenemos para defender los derechos propios expresando lo que se cree, se piensa y se siente de manera clara y directa en el momento oportuno.

La asertividad es fundamental para manejar de manera clara y abierta las relaciones interpersonales, ya que permite tener un control personal sobre las diversas situaciones sociales que ha diario se nos presentan, y en donde se toman muchas decisiones que afectan nuestra vida como: fumar o no fumar, beber o no beber alcohol, tener o no tener relaciones sexuales, usar o no usar anticonceptivos, etc.

  • Ve y acepta la realidad.
  • Actúa y habla con base en hechos concretos y objetivos.
  • Toma decisiones por voluntad propia.
  • Acepta sus errores y sus aciertos.
  • Utiliza sus capacidades personales con gusto.
  • No siente vergüenza de usar sus capacidades personales.
  • Es auto afirmativo, siendo al mismo tiempo gentil y considerado.
  • No es agresivo, está dispuesto a dirigir, así como, a dejar que otros dirijan.
  • Puede madurar, desarrollarse y tener éxito, sin resentimientos.
  • Permite que otros maduren, se desarrollen y tengan éxito.

  • Identificar lo que se piensa, lo que se siente y lo que se quiere.
  • Aceptar nuestros pensamientos, sentimientos y creencias.
  • Controlar los sentimientos que impiden la comunicación, de tal manera que no se permita que el temor o la ansiedad haga que no podamos expresarlo.
  • Buscar el momento y la situación oportuna para decir lo que se quiere decir.
  • Ser específicos al expresar nuestros sentimientos, deseos y pensamientos. No interpretar los mensajes de los demás.
  • Una vez que se tiene clara la situación y lo que se va a decir, es importante dar respuestas concretas de manera rápida y directa.